Edelmiro

Edelmiro es paleontólogo, bien considerado en su medio, pero sin publicidad ni glamour y mucho menos dinero.

Es abandonado por su ex mujer de la cuál está todavía perdidamente enamorado. No tuvieron hijos, ya no se ven, nada los une y ella vive con otro hombre del que espera un hijo. Imposible de recuperar.

Sólo le quedó de su exmujer un pote de crema para quitarse el maquillaje y un pijama vacío.

Desesperado por volver a verla, por la ilusión de recuperarla  aunque más no sea en su fantasía, decide contratar los servicios de Karen. Es la primera vez que recurre a los servicios de una prostituta.

 

Llega al departamento de Karen y le pide que se ponga el pijama de la ex mujer para representar ese papel.

Trata de reproducir una escena hogareña y cotidiana, para finalmente volver a discutir la separación y pedirle que no lo abandone.

Karen decide que es un juego que no quiere jugar y le pide que se vaya con el pijama a llorar a su mujer a otro lado.

La imprevista llegada de Elenita, una amiga de la infancia de Karen, que no sabe que ésta es prostituta, hace que Edelmiro disimule su rol de “cliente” para ayudar a Karen.